La irrupción de la excitación sexual como borramiento de diferencias